Día histórico el que se vivió este viernes en el loanDepot Park, pues Tiburones de La Guaira, representantes de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, se impusieron frente a los máximos ganadores de la Serie del Caribe, los Tigres del Licey, para coronar su histórica campaña 2023-24 en la LVBP con el trofeo de primer lugar del torneo de clubes más importante de la pelota latinoamericana.

Como si de una película se tratase, los escualos se encargaron de cobrar venganza por todo un país que quedó con un sabor agridulce el año pasado, cuando los Leones del Caracas cayeron derrotados en la final del evento frente al mismo rival (3-0) en el Estadio Monumental Simón Bolívar. Poéticamente, el marcador quedó exactamente igual que en 2023, pero esta vez a favor de los criollos.

El enfrentamiento superó las expectativas en cuanto al nivel deportivo mostrado por los las escuadras, sobre todo en el aspecto del picheo.

Tiburones de La Guaira lleva la octava Serie del Caribe a Venezuela

Por primera vez en la historia de la franquicia, los escualos lograron alzar el título del Clásico Caribeño, en un año en el que también rompieron una sequía de 38 años sin hacerse con el anillo del béisbol invernal venezolano. Por si fuera poco, dejaron atrás la sequía de Venezuela, nación que no conocía la victoria en una final de Serie del Caribe desde hace 15 años.

Lo que se vivió en la casa de los Marlins de Miami entre las franquicias campeonas de República Dominicana y Venezuela fue un auténtico duelo de picheo. El enfrentamiento de abridores fue digno de una final, entre Ricardo Pinto y César Valdez.

El serpentinero del conjunto litoralense, que venía de levantar el MVP de la Gran Final de la LVBP, arribó al choque con apenas tres días de descanso y anuló a los bates quisqueyanos en 5.2 entradas de labor. Permitió apenas cuatro imparables, cedió una base por bolas y ponchó a seis en la blanqueada de su equipo.

Por su parte, el veterano Valdez estuvo durante 4.0 capítulos y fue víctima de tres carreras limpias y siete incogibles.

Los bates de Tiburones de La Guaira sacudieron nueve hits en el compromiso, pero solo pudieron traducirse en carreras en el cuarto y quinto inning, cuando añadieron una y dos rayitas a la pizarra respectivamente. La primera ingresó con elevado de sacrificio de Alcides Escobar; la segunda llegó en las piernas de Wilfredo Tovar producto de un triple de Hernán Pérez y la tercera la remolcó Odubel Herrera con rodado de out al primera base.

«Hoy era un día más para nosotros jugando pelota», dijo Arnaldo Hernández en una entrevista para Televen luego de haber sido el lanzador encargado de cerrar el compromiso, en la novena entrada. «Siempre salgo a divertirme porque ellos también tienen presión. Ellos también tienen presión, por eso siempre trato de poner la pelota ahí para que ellos mismos se hagan out más rápido».

Hernández retiró a los dos primeros que enfrentó por la vía del ponche -Yadiel Hernández y Leury García- y terminó dominando a Kelvin Gutierrez con rodado al segunda base para retirar en orden a la toletería quisqueyana en el episodio final.

Récord de asistencia en una Serie del Caribe

Para poner la guinda del pastel de una noche histórica en Miami, Florida, la cantidad de fanáticos en el loanDepot Park, de 36.677, superó la mayor cantidad de asistencia de todos los tiempos en un partido del clásico caribeño. Por si fuera poco, la cifra fue aun más elevada que la registrada en la final 2023 de la Clásico Mundial de Béisbol entre Estados Unidos y Japón, la cual fue de 36.098 aficionados.

Foto: CBPC

Like it? Share with your friends!

David Benítez - @davidbedeportes
Estudiante de Comunicación Social | Locutor profesional | Redactor para Hispanic Sports Media y Meridiano Online

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *