El Miami Heat recibió a los Boston Celtics la noche de este jueves en el ‘Kaseya Center’. Los Celtics llegan como los únicos líderes de la conferencia este y para ellos este partido tendría un tinte personal: el Heat fue quien los eliminó en la final de la conferencia este del año pasado. El partido se lo llevó Boston por 143-110 con un pletórico Jayson Tatum al anotar 26 puntos y liderar a los suyos a la victoria número 35 de la temporada para seguirse manteniendo en lo más alto de la liga y en solitario.

Los Celtics arrancaron a toda máquina 

Boston anotó la mayor cantidad de puntos que ha anotado cualquier equipo de la NBA en un mismo cuarto en el ‘Kaseya Center’ durante esta temporada: un total de 42 puntos con Kristaps Porzingis anotando 14 de ellos y siendo apoyado por el dúo dinámico Jayson Tatum – Jaylen Brown con 8 puntos cada uno. Además, Derrick White anotaría 7 puntos para entre 4 de los 5 titulares de Joe Mazzulla anotar 37 de los 42 puntos anotados por Boston en este primer parcial. Además el marcador era adornado por un contundente 54% de campo y 71% en tiros triples. Una barbaridad.

Por parte del Miami Heat sería Tyler Herro quien daría la cara con 7 puntos para liderar a un Heat que apenas anotó 29 puntos con un bastante bueno 50% de campo pero que contrastaba con un muy pobre 27%. De hecho, Tyler Herro falló 3 de sus 4 intentos triples y anotó sus 3 intentos dobles en el primer cuarto. Ahí estaba la falla, bastante clara y que viene siendo costumbre en los últimos partidos.

El Miami Heat lograba nivelar las cosas pero los Celtics no bajaban el ritmo

Los locales mejoraron considerablemente en este segundo parcial al lanzar un grandioso 80% en lanzamientos triples pero con apenas 5 intentos con 4 acertados. Eran muy pocos lanzamientos lo que dejaba en evidencia que la estrategia cambió a buscar la pintura para intentar dejar atrás el mal momento de la larga distancia. Un mal momento que ya se ha extendido por varios partidos. Thomas Bryant (7), Josh Richardson (6), Bam Adebayo y Jimmy Butler (5) anotarían 23 de los 35 puntos anotados por el Heat en este reñido segundo cuarto que daba la impresión no estaba haciendo dudar ni sudar del todo a los Boston Celtics.

Y justamente estos Celtics estaban en su día: nivelarían el mejor cuarto del Heat para aniquilar y acabar con cualquier posibilidad de soñar con remontar el partido por parte de los locales. Aparecería nuevamente la extensa capacidad de anotar de Boston con nuevamente un arsenal de jugadores anotando buena cantidad de puntos: 4 de los 5 titulares brillarían nuevamente con Jaylen Brown, Jayson Tatum, Jrue Holiday y Derrick White anotando al menos 5 puntos cada uno para sumar 24 puntos entre ellos. Arrollaban los Boston Celtics de Joe Mazzulla en un juego que rozaba la perfección. De hecho, los visitantes estaban en camino a su tercer partido de la temporada con 50% o más en aciertos de triples.

Boston sería demasiado para Miami nuevamente

Un claro y marcado 36-26 sería el resultado de este tercer parcial donde los Celtics nuevamente harían fiesta a diestra y siniestra en el ‘Kaseya Center’. El partido era tal que los visitantes parecían estar practicando como cualquier día de la semana por la mañana. Jayson Tatum anotaría 12 y Jrue Holiday aportaría 11 para sumar 23 entre ambos y siendo muy bien apoyados por un jugador sorpresa al venir de la banca tras la salida por lesión de Kristaps Porzingis: Luke Kornet sorpresivamente se sacó de abajo de la manga 8 puntos que seguirían ayudando y abultando el marcador en favor de los Celtics. A decir verdad, paseaban el partido.

Miami apenas se defendía con sus 3 estrellas: Jimmy Butler, Tyler Herro y Bam Adebayo. Entre ellos anotarían 23 puntos que estaban muy lejos de los 36 anotados por Boston en este parcial. Boston sin casi ningún problema dominaba el partido a placer.

El trámite sería más que fácil para los Celtics

El último cuarto no cambiaría mucho: los Celtics lo dominaban 30-20 con el Heat acercándose en algún momento a apenas 14 puntos pero con una racha de 8-0 desde los 103 hasta los 111 puntos donde Boston se ponía 111-87 y un silencio sepulcral en el ‘Kaseya Center’. La visita sacaría su banca a jugar y le daría total descanso a tres de sus principales titulares: Jaylen Brown, Jrue Holiday y Kristaps Porzingis. Este último obligado por lesión.

Miami se desarmaría y doblegaría en lo que restaba de partido. Comenzaban a llover triples fallidos por doquier y el desespero era la orden del día en el equipo de Erik Spoelstra que sencillamente nunca entró al partido. O salió muy rápido de él. Terry Rozier apenas anotaba 7 puntos en su segundo partido con el Miami Heat con la nota negativa de que en ninguno de ambos juegos ha podido anotar al menos 10 puntos los cuales contrastan de igual manera enormemente con los 23.2 puntos que promedia por juego en la presente temporada.

EL DATO

La victoria sería de los Celtics por 143-110 en lo que sería el triunfo más largo y amplio de los Boston Celtics en la historia de la franquicia en partidos ante el Miami Heat.

Lo que sigue

El próximo partido del Miami Heat será en la gran manzana cuando visiten a los New York Knicks el próximo sábado 27 de enero. Por su parte, los Boston Celtics vuelven a casa para jugar también un partidazo de alto calibre ante Los Ángeles Clippers.


Like it? Share with your friends!

One Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Excelente resumen del partido, muy detallado Boston muy superior ante Miami Heat nos aplastaron en casa , toda la narración y comentarios muy acertados sin dejar perder detalles